Víctor Sastre recibió la medalla de plata de la Cruz Roja

Hace unas semanas, Víctor Sastre, fundador y presidente durante más de 30 años de la Fundación que lleva su nombre, recibió la medalla de plata de la Cruz Roja Española en Ávila. En el acto, celebrado en la ciudad amurallada, el veterano dirigente deportivo agradeció en nombre de todos los galardonados la distinción recibida por esta humanitaria institución, ejemplo de solidaridad con los más necesitados.

AGRADECIMIENTO

“Mi más sincero agradecimiento al presidente de Cruz Roja Española en Ávila, Gonzalo González de Vega y Pomar, así como a Mercedes Martínez Heerens, presidenta de Cruz Roja Española en El Barraco, y a todo el equipo de dirección y voluntariado de Ávila y provincia, por estos galardones que me habéis concedido primero en Ávila y después en Valladolid.

Anteriormente, ya se nos concedió a la Fundación Víctor Sastre el diploma de honor, siendo presidente Javier Cerrada y secretario José Mª Sánchez.

Cuando se trabaja por algo que crees estar convencido del bien que puedes hacer a los demás y después de muchos años, te sorprenden con reconocimientos como los que me habéis hecho. Solamente puedo daros las gracias a todos los que habéis hecho posible que esto fuera una realidad por la alegría que me habéis dado cuando yo no esperaba nada.

El eslogan lo dice todo: “Cruz Roja Española, cada día más cerca de ti”. Yo siempre estaré agradecido a vuestro servicio por lo mucho que he recibido de todos vosotros.

PEQUEÑA HISTORIA DE CRUZ ROJA ESPAÑOLA EN EL BARRACO

Desde muy pequeño he tenido siempre una gran admiración por Cruz Roja. Me llamaba la atención el colorido del uniforme militar, los coches y camiones de aquella época, tan lejana y al mismo tiempo tan cercana en el recuerdo.

Y lo que son las paradojas de la vida: nunca me podía imaginar que unos de los primeros acuerdos que yo iba a firmar para la escuela de ciclismo, iba a ser con el primer presidente de Cruz Roja Española en El Barraco, Casimiro Asenjo López, uno de los principales impulsores de esta gran iniciativa privada y altruista, de gran utilidad y servicio para todos los barraqueños y personas que lo necesitan.

Este importantísimo proyecto para El Barraco fue posible gracias al compromiso adquirido por el presidente de Cruz Roja Española en Ávila, Carlos de Soroa y Plana, y al Ayuntamiento de El Barraco, siendo alcalde Carlos Somoza, al ceder los terrenos del lugar donde está ubicada actualmente la sede de Cruz Roja.

Los barraqueños siempre estaremos agradecidos a estas personas, al igual que al resto de presidentes, por el apoyo que recibimos de Cruz Roja Española en Ávila.

En la primera época de la Escuela Ciclista Ángel Arroyo, allá por los años 80, existía el voluntariado militar de la Cruz Roja. Esto fue muy importante para los deportistas de nuestro club y para todos los jóvenes de la localidad.

Los deportistas interesados se podían incorporar al voluntariado de Cruz Roja para hacer el servicio militar en El Barraco, como fue el caso de José Mª Jiménez ‘Chava’, Carlos Sastre, Francisco Mancebo y David Navas, entre otros.

Esto fue muy importante, porque se trataba de chicos en una edad especial, y se posibilitaba así que pudieran seguir su formación sin romper la preparación deportiva exigida por un deporte de la dureza del ciclismo.

El puesto de la Cruz Roja ha necesitado de un gran esfuerzo de personas entregadas en cuerpo y alma, para que este proyecto pudiera seguir adelante.  Para ello se necesitan personas con mucho corazón, entrega y responsabilidad, sin ningún ánimo de lucro personal. Esto fue y es posible gracias en primer lugar a los diferentes presidentes que a lo largo de la historia han desempeñado este cargo, y al voluntariado que está siempre dispuesto a entregar lo mejor de sí mismo, a la hora que se necesite su ayuda y sin pedir nada a cambio.

No puedo olvidarme de transmitir a través de esta pequeña memoria mi más sincero recuerdo y agradecimiento a todos y cada uno de los presidentes y directivas que ha tenido y tiene el puesto de la Cruz Roja Española en EL Barraco.

La primera asamblea estaba formada por: Casimiro Asenjo López (presidente), Jacinto Díaz Sánchez (vicepresidente), Jesús Estévez (secretario) y Basilio Martín de Castro (tesorero.  Con ellos, Casimiro Ajenjo Lope, alma mater del proyecto, Jacinto Díaz Sánchez, Francisca Candil Muñoz, Rafael Hernández Zazo y actualmente Mercedes Martínez.

Todos ellos, junto a su equipo de voluntariado, han realizado y siguen realizando un trabajo ejemplar para todos, muy en especial para los más vulnerables, como pueden ser los niños y las personas mayores.

Actualmente se están llevando a cabo una serie de programas de diferentes materias, así como charlas y coloquios para todas las edades, todo planificado y desarrollado por un magnifico equipo de personas que trabajan sin descanso por hacer las cosas cada día mejor y más cerca de quienes necesitamos de su ayuda.

Me despido de todos vosotros, pensando y escribiendo como lo siento. Un abrazo”.

Víctor Sastre Toribio

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *